lunes, 30 de mayo de 2011

Mi Señor...



Aquí me tienes, postrada ante Ti, profundamente arrepentida de mi falta.
Estos días si Ti, han sido un tormento.
Te he extrañado de una forma desmedida, desesperada y brutal…
Me he sentido tan sola…tan vacía…tan sin sentido…
Porque mi vida solo la llenas Tú, y tan solo Tú le das sentido a mi existencia, que no es otra que vivir arrodillada a Tus pies, sirviéndote, amándote y adorándote.
No existe peor castigo que el de Tu ausencia, mi Señor. No existe mayor tortura que el no poder verte, oírte, sentirte…
Te doy las gracias mi Amo, por volver a acogerme bajo Tu dominio y Tu protección…Por Tu infinita paciencia…Por no cejar en el empeño de educarme y disciplinarme…
No voy a negar mi Señor, que estoy muerta de miedo…Miedo a volver a equivocarme, miedo a volver a fallarte…y sobre todo, miedo a que se acabe Tu paciencia…
Te amo mi Señor...Te amo con toda mi alma…

Dulce {Adriano}

sábado, 28 de mayo de 2011

Tú me entregas tu cadena y sólo tú podrás quitarla de mis manos.

Tú me diste tu voluntad, tu cuerpo y tu alma y lo disfruté como un bálsamo para mis noches y mis días.

Tu nombre está ligado al mío, pero sólo tú podrás borrarlo.

Tú has sido mi paraíso y sólo tú podrás dejarme en el infierno.

Tú has sido mi presente y sólo tú podrás decirme que ya perteneces al pasado.

Tú lo has sido todo. Dime si ya no eres nada, una herida profunda que el tiempo dejará marcada en mi alma.

Tú me has dado tesoros inimaginables, momentos inolvidables, placeres impensables, sensaciones desconocidas y un amor absoluto y definitivo... recuerdos para toda una vida que ni tú... ni siquiera tú podrás quitarme.

Adriano

viernes, 27 de mayo de 2011

Abrázame...



Ahora que desfallezco,
ahora que me derrumbo…

Porque es ahora,
cuando el dolor me corroe como una rata
con sus pequeños y afilados dientes
que me destrozan,
arrancando de mi alma gritos silenciosos,
silencios a gritos…

Abrázame…

Ahora que no tengo fuerzas…
Que me licúo, que me diluyo…
Que me derramo por los sumideros de mi alma,
hacia las cloacas…

Dulce {Adriano}

martes, 24 de mayo de 2011

No sé cuando...



…Conquistaste cada poro de mi piel…que solo responde a Tus caricias, que solo se eriza a Tu contacto…
…Llenaste de Ti mis sentidos…que solo despiertan con Tu presencia,  con Tu aroma, con el sonido de Tu voz…
…Grabaste en mis ojos Tu imagen cegándome al resto del mundo…porque ya no veo nada más allá de Ti…
…Te hiciste el Dueño de mis deseos…que solo Tú sabes encender y solo Tú sabes calmar…
…Empezaste a correr por mis venas como la droga más dura, enganchándome a Ti y haciendo tan dolorosa Tu falta…
…Te adentraste tanto en las profundidades de mi mente…que me haces perder la razón, que ya no razono si no es Contigo…
…Te apoderaste por completo de mi corazón…que solo late al compás del Tuyo…
…Te metiste tan dentro de mi alma…que echaste raíces y ya no puedo arrancarte de mí…
¿Cuándo fue mi Señor…?
¿En qué preciso momento dejé de ser yo para convertirme en un apéndice más de Ti…?

Dulce {Adriano}

lunes, 23 de mayo de 2011

La silla de castigo

No sé cuánto tiempo llevo en la silla de castigo…
Mis brazos atados por encima de mi cabeza al poste principal están tan entumecidos, que parecerían no pertenecerme si no fuera por el dolor punzante que siento en los hombros.
Mi cabello húmedo se me pega a la cara. Me siento las mejillas encendidas. Jadeante, intento tomar aire en bocanadas rápidas y superficiales. Mi boca se asemeja a la de un pez sacado del agua.



Pequeñas gotas de sudor van resbalando por mi cuello y se deslizan entre mis pechos, para continuar su camino por mi vientre. Me duelen las ingles por la exagerada y obscena apertura de mis piernas y siento calambres en los muslos.
Mi coño recién corrido gotea en el suelo aumentando el pequeño charquito que ya existe, fruto de los orgasmos anteriores. En el suelo descansan  la fusta de mi Amo y los variados objetos que ha estado utilizando conmigo.
Tengo la boca seca. Le pido un poco de agua a mi Señor. Toma un sorbo de la pequeña botella que hay sobre la mesa y acercando Sus labios a los míos, deja caer el agua sobre mi boca sedienta. Introduce Su lengua en mi boca y el agua que acaba de darme, se desliza por la comisura de mis labios y gotea por mi barbilla.



Pinza mis pezones aun erectos, con Sus dedos. Los retuerce. Mis gemidos suenan amortiguados por su boca. Mis lágrimas se mezclan con mi sudor.
Saca Su lengua de mi boca y la desliza por mis pezones, aliviando el intenso dolor. Posa Su mano de nuevo en mi usado coño, lo acaricia. Le suplico con un hilo de voz casi imperceptible que pare, que ya no puedo más, que mi coño no soportaría un nuevo orgasmo sin romperse.
Hace caso omiso a mis súplicas. “Te correrás las veces que YO decida”, me dice. Estoy agotada, sé que no voy a poder…
Me clava Su polla sin miramientos. Su cuerpo choca contra el mío con violencia. La estancia vuelve a llenarse de jadeos, de suspiros, de gemidos, de Su voz recordándome lo que soy, lo que siempre seré.
Vuelvo a correrme sin remedio empapando los muslos de mi Amo, que sigue clavándose frenéticamente en mí hasta que Él también se derrama…
Me desata de la silla. Respiro con dificultad. Intento ponerme en pie pero las piernas me fallan. Caigo arrodillada a los pies de mi Dueño totalmente agotada. No puedo levantarme, no tengo fuerzas en los brazos ni en las piernas. Me tumbo en el suelo y cierro los ojos…
Acaricia mi cabeza. “Te has portado muy bien perrita. Ahora descansa”, me dice. “Voy a prepararte un baño caliente…”

Dulce {Adriano}

jueves, 19 de mayo de 2011

Esclava



Hace algún tiempo, mi Señor ya me había comentado Su intención de hacer de mí Su esclava. Desde entonces he trabajado con ahínco mi sumisión y mi obediencia para merecerme ese título…Para llegar a ser aquello que mi Amo desea de mí…
Anoche y en el intermedio de una de nuestras sesiones donde mi Dueño volvió a poner a prueba mi entrega, decidió que había llegado el momento de abandonar mi vida de sumisa, para comenzar una nueva vida como esclava.
Mi Señor, al que agradezco enormemente Su infinita paciencia, Su dedicación y Sus “sesiones de diván”, me preguntó si estaba segura de aceptar ser Su esclava…de si era consciente de lo que eso llevaba consigo…
He de decir que debido a la emoción del momento, quizás no supe expresarme todo lo bien que hubiera deseado.
Y es por eso que ahora, con la mente más clara y el alma más plena, he decidido expresar en estas líneas, los motivos por los que deseo y acepto ser la Esclava de mi Señor Adriano…

-       Por ser la única persona que ha llegado a conocerme, incluso mejor que yo misma…

-       Porque solo Él ha visto mi Sombra y me ha hecho aceptarla como parte de mí, enfrentando mis miedos y disipando mis dudas…

-       Porque ni en mis más salvajes fantasías, pude imaginar tanto placer como el que ÉL me proporciona…

-       Porque mi único deseo es que se sienta orgulloso de Su obra y hacerle feliz…

-       Porque antes de saber que existía ya Lo esperaba…porque SÉ que nací para ser Suya…

-       Porque en Su ausencia no tengo vida, no puedo pensar, no puedo sentir…Porque solo Él completa mi existencia…

Por todo esto y más, y con absoluta confianza ciega en mi Señor, me rindo por completo a Él, me consagro a Su placer y me entrego obedientemente a Su voluntad, para que haga de mí lo que desee, como propiedad Suya que soy…

Te adoro mi Señor…
Tuya por siempre…
Dulce {Adriano}

miércoles, 18 de mayo de 2011

Mientras duermes...



Me gusta mirarte mientras duermes…
Cuando tienes el cabello revuelto
y la frente perlada de pasión,
Cuando Tus ojos cerrados a la vida y abiertos a los sueños
no me miran,
Cuando Tu boca calla las palabras que me pierden
y los susurros que me matan…

Me gusta mirarte mientras duermes…
Cuando Tu pecho se eleva con sosiego
exhausto de jadeos y suspiros,
Cuando Tus manos abrazan la almohada,
rendidas de azotes y caricias,
Cuando Tu sexo descansa victorioso
de haber vuelto a conquistar mis territorios…

Me gusta mirarte mientras duermes…
Cuando entregado a los brazos de Morfeo
recorres oníricos caminos
ajeno a mi mirada y mis deseos…

Dulce {Adriano}

martes, 17 de mayo de 2011

La delgada línea de la súplica

No sabía que existiera una línea tan fina entre una súplica y una orden. De verdad, no lo sabía…
Hasta ayer…
Mi Amo me había llevado, como es Su gusto, a las fronteras más extremas del placer, habiéndome negado en varias ocasiones el poder abandonarme al orgasmo.


Cuando al fin entró en mí ya me encontraba al límite de mi resistencia y mi coño había tomado el mando anulando toda posibilidad de razonar. Sentir Su polla entrando en mi humedad, no hizo más que acrecentar hasta el infinito el deseo de ser follada sin compasión por mi Dueño.
Pero no fue así…Mi coño sediento de Sus embestidas brutales, recibía Su polla con una parsimonia desesperante. Yo ya no podía más…Necesitaba sentirlo golpeando mis nalgas con furia…
-       “¡¡Fuerte, fuerte, fuerte…!!”-  le grité cegada por el deseo…
Paró de pronto dejándome jadeando y a las puertas del orgasmo. Salió de mí y se dirigió al otro extremo de la habitación:
-       “¿¿Quién coño te crees que eres para darme órdenes, zorra??”

-       “Lo siento mi Señor, yo no…No ha sido esa mi intención…”

-       “¿Es que aún no has aprendido como dirigirte a mí, perra…??”

-       “Sí…Señor…”

-       “¿Y es…?

-       “Suplicando, mi Amo…”

-       “Ven aquí, puta…”
Avancé a gatas hasta mi Dueño con la mirada fija en el suelo, obediente, sumisa…La bota de mi Amo en mi hombro frenó mi avance…
-       “Suplica…”

-       “Por favor Señor…”

-       “No te oigo zorra…”

-       “Por favor mi Amo, Te lo suplico…”
Esperé excitada e impaciente a que mi Señor me usara regalándome el tan ansiado orgasmo…pero delante de mi cara y estrellándose en el suelo, vi derramarse a gotas el néctar de mi Dueño…
-       “Lame el suelo perra…y arrodíllate a mis pies cuando acabes. Tengo una nueva tarea para ti…”

Dulce {Adriano}

viernes, 13 de mayo de 2011

Oliendo a Ti...

video



Me embriagué de Tu aroma…
De Tu olor a hombre, a pasión, a deseo...
Invadió mis sentidos haciéndome Suya…

Me embriagué de Tu aroma…
De ese olor que me guía, me seduce y me mata…

Dulce {Adriano}

miércoles, 11 de mayo de 2011

Humillación



Desde que recorro el camino de la sumisión junto a mi Señor, he tenido la oportunidad de conocer sensaciones que nunca antes había sentido.  No todo ha sido (ni será) color de rosa. Algunas han sido y son muy placenteras, otras…no tanto…
…Y otras…han despertado en mi sensaciones ambiguas…sentimientos encontrados…
La primera vez que mi Amo me humilló, descubrí con sorpresa como mi sexo se hervía y se empapaba con palabras y órdenes, que oídas en otras circunstancias o de otras bocas, me hubiesen ofendido (y me ofenden) enormemente…Y mi sorpresa fue aun mayor, cuando yo misma le pedía más…
Supongo que esto es debido, a que, socialmente, la humillación se considera como algo negativo y vejatorio.
Si buscamos el significado de la palabra “humillar”, nos encontramos con las siguientes definiciones:
2.    Abatir a una persona, insultándole o menospreciándole.
3.    Dañar a alguien en su orgullo o dignidad.
La 3ª definición me deja un poco confusa…”Dañar a alguien en su orgullo o dignidad…”
Cuando mi Amo me humilla, no me siento en absoluto dañada en mi dignidad…Cuando mi Amo me humilla, solo siento sumisión…excitación…deseos enormes de obedecerle en todo…de ser usada…
También es verdad que no todas las humillaciones me excitan. Que hay ciertas cosas que sí dañarían mi dignidad profundamente.  Cada sumisa tiene sus propios límites y los míos los conoce perfectamente mi Señor. Él sabe bien, que si me viera obligada a hacer estas cosas, me sentiría realmente herida…
¿Significa esto entonces, que solo se considera humillación cuando produce daño en mi dignidad? ¿Que si me excita, no es humillación? ¿Es humillación siempre o solo cuando hace daño…?

Dulce {Adriano}

lunes, 9 de mayo de 2011

El cordón

-       “Tengo un nuevo encargo para ti, perrita. Mañana a primera hora de la mañana, te llamaré y te diré qué debes hacer exactamente. Descansa zorrita mía…”
Si en algo es experto mi Señor, es en dejarme en ascuas. Disfruta enormemente dejándome ansiosa por saber…
He dormido poco. Mi cabeza no paraba de dar vueltas pensando en qué nueva prueba se le habría ocurrido a mi Amo para Su perra, y mi coño adquiría vida propia con cada nueva posibilidad que imaginaba…
Supongo que ese es Su objetivo…Que me relama y babee pensando en qué me ordenará hacer esta vez…
Estoy  desde bien temprano aguardando Su llamada, hasta que después de dos horas de larga espera, suena el móvil…
-       “Buenos días perrita…”
Una punzada en mi coño hace que la sangre empiece a agolparse en él. La voz de mi Amo siempre produce ese inevitable efecto en mí…
-       “Escúchame atentamente… ¿Recuerdas ese cordón trenzado que te hice comprar hace unas semanas y que te dije que guardaras hasta el momento adecuado…?
El cordón que mi Señor me ordenó comprar, es suave y flexible, muy similar al que llevan algunos nazarenos en la cintura…
-       “Sí, mi Señor…”

-       “Pues bien…Ese momento ha llegado. Vas a desnudarte y vas a rodear tu cintura con él. Hazlo de tal forma que puedas pasarte los dos cabos entre las piernas. Clávalos bien en tu coño, entre los labios y a ser posible, quedando tu clítoris entre ambos. Luego vuelve a atar los cabos a la cintura. Una vez hecho esto, vístete; ponte una falda o vestido corto y unos zapatos de tacón.  Maquíllate. Y nada de ropa interior. Tienes media hora para hacer todo eso. Transcurrido ese tiempo, volveré a llamarte para seguir dándote instrucciones…”



Rauda y veloz sigo al pie de la letra todas las instrucciones que me ha dado mi Señor. Ato el cordón a mi cintura y entre mis piernas como me ha ordenado y escojo una minifalda negra y una camisa blanca, que tengo que dejar por fuera para disimular el recorrido del cordón que se dibuja en mi falda.
Una nueva llamada de mi Amo, continúa con las instrucciones…
-       “Bien perrita…Ahora vas a irte al centro comercial. Olvídate de ir en coche o en autobús. Vas a ir caminando.  Cuando hayas llegado, te diré que has de hacer…”
El camino al centro comercial se me hace un auténtico suplicio… Los zapatos, a pesar de ser bastante altos, no son incómodos y tampoco hace un excesivo calor. No en el exterior al menos…Pero entre mis piernas hay un autentico infierno en llamas. El roce del cordón masajeando y presionando mi clítoris durante el kilómetro y medio de camino, me está volviendo loca.
Los últimos metros parecen interminables. Tengo que parar varias veces, sofocada y jadeante, para evitar un inminente orgasmo…No tengo Su permiso para hacerlo… Y no veo la hora de llegar para recibir Su llamada y suplicarle que me permita correrme…
Nada más atravesar la puerta, vuelve a sonar mi móvil. Descuelgo y contesto con la respiración entrecortada…
-       “Mmmmm…Iba a preguntarte cómo estás perrita…pero oyéndote, sé perfectamente la respuesta…Estás deseando correrte, verdad…?

-       “Siiiii Señor, por favor…”

-       “Ve a uno de los aseos…”

-       “Gracias Señor, gracias, gra…”

-       “Shhhhhh…cállate perra y escúchame. Ve a uno de los aseos y quítate el cordón. Guárdalo en tu bolso. Sal y siéntate en la cafetería en una de las mesas del fondo mirando hacia la puerta y abre bien las piernas. Quiero que todo el que pase por la puerta pueda ver el coño de mi perra babeando y deseando ser follado…Obedece putita mía…y tu Amo te dará tu ansiado premio…”

Dulce {Adriano}

domingo, 8 de mayo de 2011

Escribe en mí



Escribe en mí nuestra historia,
de risa y llanto forjada,
de ilusiones y de esperas,
con Tu marca rubricada.

Con  tinta de Tu saliva,
escribe en mí con Tus besos,
con la pluma de Tu lengua,
cada rincón de mi cuerpo.

Escribe en mí Tus deseos,
esos que nunca has contado,
dale vida con Tus letras
a este libro que está en blanco.

Escribe en mí mi destino,
márcame con esa suerte,
que ser Tuya sea mi sino,
átame a Ti para siempre…

Dulce {Adriano}

sábado, 7 de mayo de 2011

Aquí me tienes...



Aquí me tienes mi Señor,
postrada ante Ti,
entregada y obediente,
sedienta de sumisión…

Aquí me tienes mi Amo,
desnuda y ofrecida,
esperando Tu señal,
Tu tirón de mi cadena…

Aquí me tienes mi Dueño,
insaciable y hambrienta,
jadeante y a la espera
de que decidas que hacer conmigo…

Dulce {Adriano}

viernes, 6 de mayo de 2011

Premio Primavera

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera.
(Pablo Neruda)



Bueno…Pues avanzando pasito a pasito, nos han concedido otro premio.
Lo hemos recibido de manos de nuestra amiga dana en Qarpatia.
 ¡¡¡Muchísimas gracias preciosa!!!
El motivo de tal premio no lo tengo muy claro…Espero que no sea porque le producimos alergia (es bromaaaaaaa…¿no…?) :S
Este premio conlleva una pequeña tarea. Al ser un blog compartido, me hubiera gustado que mi Señor también hubiera sido partícipe de tal tarea, pero debido a sus numerosas obligaciones, no le ha sido posible.
La tarea es la siguiente:
1.     DECIR TRES MENTIRAS SOBRE MI MISMA:
-          No soy tímida.
-          No meto la pata nunca.
-          No soy nada exigente conmigo misma.

2.    DECIR TRES VERDADES SOBRE MI MISMA:
-          Le doy demasiadas vueltas a la cabeza.
-          Soy impulsiva.
-          Hablo por los codos.

3.    PASAR ESTE PREMIO A 5 BLOGS:
Como la mayoría de los blogs que sigo ya lo han recibido, le otorgaremos este premio solo y exclusivamente a:
Sweet’s World


jueves, 5 de mayo de 2011

La sumisión fuera del BDSM



Es obvio que todos los que pertenecemos al mundo de las relaciones D/s, entendemos la sumisión como un acto de amor, de completa entrega, de confianza ciega en nuestro Amo.
Y en “nuestro mundo”, las sumisas somos un bien preciado para nuestros Dueños, que nos educan y nos disciplinan, pero también nos miman y nos protegen como al mayor tesoro.

¿Pero…como se ve la sumisión fuera del mundo BDSM…?

Pues bien…He podido comprobar en carne propia, que la idea de la sumisión que existe en el “mundo vainilla”, está totalmente alejada de la realidad. Y es que, de sobras es conocido hasta para nosotros, que el BDSM está asociado erróneamente al maltrato y la degradación, sobre todo de la mujer.

La incomodidad se puede palpar en el ambiente y en las caras, cuando me arrodillo a los pies de mi Amo en presencia de personas vainilla.
Y es aun peor cuando me preguntan que por qué lo hago.
Mi respuesta es siempre la misma: “Porque a mi Señor Le place…y porque a mí me hace mojar el suelo en el que me postro…”.
Las reacciones también son siempre las mismas: me miran como preguntándose de qué manicomio he salido…

Incluso ha habido algún “alma caritativa” que ha querido sacarme del “mal camino”.
He tenido que oír comentarios como: “Con lo que tú eres… ¿Cómo puedes dejar que te sometan?”, o…” ¿Cómo te puede gustar que te maltraten…?”.

Sin palabras…

Pero lo que más me supera, es la imagen que se tiene de la sumisa fuera del mundo BDSMero.

Como ya he dicho en alguna ocasión, frecuento un chat donde tienen cabida todo tipo de roles y he podido comprobar, que la misma persona que charlaba educadamente conmigo 30 segundos antes de que descubriera que soy sumisa, ahora me está lanzando comentarios soeces, e incluso, me llega a acosar…

Para el mundo vainilla, la sumisa es una mujer fácil que se deja hacer de todo y con todos…
En dos palabras: una puta…Cuando la realidad es radicalmente opuesta: no existe una mujer más fiel que la mujer sumisa…

No diré que toda, pero sí mucha culpa de ello, la tiene el cine y la televisión, que no refleja en absoluto la esencia de nuestro sentir, y que muestra el BDSM como algo totalmente frívolo, superficial y exclusivamente sexual.

En nuestra mano está el poder cambiar los conceptos equivocados que existen sobre nuestro maravilloso y apasionante mundo.
Porque aunque seamos minoría, poco a poco lo iremos consiguiendo…


Dulce {Adriano}

miércoles, 4 de mayo de 2011

Recuerdos...


Amanece un nuevo día…
Nada más abrir los ojos, mi mente se llena de recuerdos de la noche anterior...
Fugaces fogonazos de escenas intensamente vividas invaden mi cabeza…
Cuero, fustas, deseo, súplicas, piel…
No sé cuantas veces me hizo gozar mi Dueño…pero fueron tantas, que Le supliqué clemencia porque creí morir…
No sé cuantas veces besó Su fusta mi cuerpo…pero las marcas aún perduran, recordándome qué soy y a quien pertenezco…
No sé en cuantas zonas de mi cuerpo derramó mi Amo su esencia...solo sé que me dormí envuelta en ella y que aún descansa sobre mi piel…

Dulce {Adriano}

martes, 3 de mayo de 2011

Lo eres todo

video


Porque todo mi mundo gira alrededor de Tu Sol,
porque solo me siento completa a Tu lado,
porque solo Tú sabes hacerme sentir,
porque solo respiro Tu aire…

Te amo mi Señor…
Dulce {Adriano}